Historia

Está aquí:

Comenzaba la temporada 82/83 y un grupo de jugadores provenientes de la extinta sección de Rugby del C.D.Dominicos deciden fundar un club en el que poder seguir practicando su deporte favorito. El 20 de Octubre de 1982 es la fecha en la que se aprueban los estatutos y es por tanto el nacimiento de este club. El nombre surge de la leyenda de la mítica Ave fénix que resurgía de sus cenizas y así se ve en nuestro escudo.

Sin ningún apoyo económico, sin campo para poder entrenar y con pocos jugadores se comienza la primera temporada del club en la que se inscribieron 1 equipo en la liga regional aragonesa y un equipo juvenil. En la temporada siguiente solo se pudo inscribir un equipo juvenil, ya que la mayoría de los jugadores senior fundaron un equipo de Rugby en la localidad zaragozana de Villamayor. En la temporada 84/85 se alcanza el mayor número de fichas federativas que este club había tenido: 105. Recordemos que todavía en estos momentos todos los equipos de este club entrenaban en el “Parque Grande” de Zaragoza y que todos los jugadores debían pagar unas cuotas para sufragar los gastos de cada temporada. También en esta temporada Ricardo Rahona Soto es convocado por la Selección Nacional Cadete para su concentración de Verano.

383320_2287086061225_2027359564_n

La temporada 86/87 nos trae nuestro primer título oficial. Fue el equipo Juvenil que ganó el Campeonato Regional, título que daba derecho a jugar la Liga nacional de Juveniles encuadrados en el grupo catalán y jugando con equipos como U.E. Santboinana, R.C. Cornellà, C.N. Montjuich o el C.R. Valencia. En esta temporada se consiguió alquilar una tarde a la semana un campo de fútbol de tierra, lo que hizo que todos los equipos del club (Senior, Juvenil y Cadete) mejoraran su nivel deportivo. La temporada siguiente el equipo juvenil vuelve a ganar el Campeonato Regional y a participar en la liga nacional juvenil consiguiendo su primera victoria ante el B.U.C. de Barcelona por 10-11. Durante este año, nuestros monitores imparten clases de Rugby en el I.B. Miguel Servet y el colegio Británico de Zaragoza.

De nuevo en la temporada 88/89 muchos de los jugadores que formaban la plantilla del equipo senior abandonan este club y crean un equipo en la escuela de Ingeniería Técnica, el ADREUITIZ, aún así se consigue mantener un equipo por categoría, ganar el campeonato juvenil por tercera vez consecutiva, luchar por el título senior y el subcampeonato cadete. Tendrían que pasar varias temporadas hasta que otra vez nuestro equipo juvenil ganara en las temporadas 91/92 y 92/93 el Cº de Aragón, participando en el campeonato de España Junior conquistando el Trofeo de Bronce. Resaltar la convocatoria de Carmelo Elorriaga Urra con la selección juvenil para una concentración en Soutons (Francia) Pese a que no abandonamos el trabajo de promoción, el numero de fichas baja durante años hasta las 25. Estos años son seguramente los más duros, ya que abandonan el club muchos jugadores, algunos para jugar en otro clubs que ofrecían mejores condiciones y otros por que decidían dejar de practicar nuestro deporte y no seguían vinculados al Fénix C.R.

En la temporada 97/98 la junta directiva y la dirección técnica, toman una serie de decisiones que marcaran el pasado más reciente del club: centralizar el trabajo de promoción en las zonas de Torrero-La Paz y San José, y alquilar para todas las sesiones de entrenamiento de todos los equipos del Club un Campo de Cesped: “Villabeltran”. Esto supone elevar los presupuestos del club a más del doble. Los resultados no se hacen esperar y esa temporada nuestro equipo senior consigue su primer título oficial: la Copa de Aragón. Se establecen los primeros contactos con los colegios de la zona y se forma un equipo juvenil, que disputan la liga y copa de Aragón. Una actividad a resaltar fue nuestro primer partido en el Bearn Francés ante el Olympique Ossalios de Laruns, en lo que fue el comienzo en la idea de confraternización entre dos regiones hermanadas en tantas cosas.

Podríamos catalogar la temporada 98/99 como la mejor de la Historia del club deportivamente hablando. El equipo senior consigue “el doblete” en la copa y la liga y disputa su primera fase de ascenso a 1ª división nacional. En Semifinales, a doble vuelta, eliminamos a la Universidad Pública de Navarra y en la final perdemos ante el Hernani. Se afianzan las categorías inferiores y se firma el primer contrato de patrocinio económico con Bull Mc’Cabes Irish Pub. Volvemos a jugar contra Laruns, dentro del torneo del Pilar y visitamos la localidad francesa de Aramits consiguiendo nuestra primera victoria en el extranjero. La temporada 99/00 el equipo senior se clasifica 2º en la Liga Aragonesa y 3º en la Copa, el equipo juvenil subcampeón de la liga Navarro-Aragonesa. La Escuela de Rugby encuentra el método adecuado y acuerda con varios colegios (Villacruz, San Antonio, Miraflores, Buen Pastor) e institutos de secundaria (I.E.S. Blecua) el poder impartir clases de Rugby en horario lectivo. Nuestra escuela disputa sus primeros partidos contra San Cugat, Ejea C.R., participa en el Cº de España Alevìn y en el torneo Internacional del Liceo Francés de Madrid.

La temporada 00/01 fue muy importante en el aspecto social, ya que a partir de entonces disponemos de una amplia oficina con los más modernos medios informáticos, vídeo y televisón que nos facilita el trabajo administrativo y social. Se firma un contrato de patrocinio con las 4 tabernas oficiales de GUINNESS en Zaragoza. En el aspecto deportivo el equipo senior gana la Copa de Aragón y se clasifica 3º en la liga, visitamos la localidad francesa de Bedous, con victoria incluida. Nuestra escuela,con equipos en categoría Benjamin, Alevin e Infantil, disputa partidos contra las escuelas de U.E. Santboinana, Ejea, vuelve a participar en el torneo internacional del Liceo y se desplaza a Bedous ( Francia). Mientras tanto el equipo cadete se consolida y juega partidos contra Ejea, Reus, Rioja, y disputa partidos contra los equipos de Os Belenenses de Portugal y Bedous. Al final de esta temporada se consiguieron varios acuerdos muy importantes, no solo para el Fénix C.R. sino para el Rugby Aragonés:

El campo de Rugby del C.D.M. Velódromo se confirma con varios convenios entre Consejo superior de Deportes, Ayuntamiento de Zaragoza y Gobierno de Aragón, por lo que por fin se dispondrá de un campo público en Zaragoza y así poder disputar los encuentros de nuestro equipos en Zaragoza, después de dos temporadas sin campo para poder jugar como local.

Pero lo más importante de este club, como de cualquier club de Rugby, es saber que detrás de cada jugador, entrenador, directivo o aficionado existe el verdadero “ESPÍRITU DEL RUGBY”, que nos inculca que por encima de cualquier título conseguido en el campo, esta la amistad que perdura en el tiempo y el trabajo en equipo .

 

A partir de éste acontecimiento el club comienza a crecer cada temporada. Tanto deportivamente como socialmente. En la primera temporada en el CDM Velódromo (hoy Pinares de Venecia) el equipo senior consigue el ascenso a Primera Nacional en una apasionante eliminatoria contra el equipo vizcaíno del Getxo. El senior “B” formado por una mezcla de jóvenes promesas, veteranos y jugadores que no disfrutan muchos minutos en el primer equipo disputa la liga regional aragonesa. Las categorías cadete y juvenil se consolidan independientemente una de otra con una plantilla de entre 20 y 22 jugadores cada una. Y la escuela completa un equipo alevín y otro infantil.

DSC_4439vs web

El senior, tras una primer año de contacto en la categoría, disputa el segundo y tercer año la promoción de ascenso a División de Honor “B” donde Cornellá el primer año y F.C Barcelona el segundo evitan que por primera vez un equipo aragonés esté en la división de plata del rugby nacional. Los juveniles juegan la recién estrenada liga navarro-aragonesa donde quedan segundos por dos años consecutivos.

La temporada 2007-2008, el club celebra su 25 aniversario con diversos actos tanto internos como externos, haciendo partícipes a las máximas autoridades del deporte aragonés y de las Federaciones española y aragonesa de rugby. Los medios de comunicación aragoneses (radio, prensa y televisión) se hacen eco del acontecimiento y durante toda la temporada el club forma parte de las noticias del deporte aragonés.

La estructura organizativa esta temporada es amplia y consistente. Un abanico de personas trabajando fuera del terreno de juego hacen posible que un cambio tan importante como es la presidencia del club, donde Carmelo Sánchez deja su puesto a José Luis Abenia, no afecte al normal funcionamiento de la entidad. Todo lo contrario, el club deportivamente y organizativamente cada temporada se hace mas fuerte.

En el terreno deportivo un equipo senior muy joven hace una excepcional segunda vuelta quedando cuartos en una liga cada temporada mas fuerte y dejando las puertas abiertas al año siguiente como un posible candidato a los puestos que dan opción de jugar el ascenso a División de Honor “B”. El equipo senior “B” queda segundo en la liga regional aragonesa y juega la final, junto con Tarazona, La Única y Rioja de la recién estrenada liga navarro-aragonesa, quedando en tercer lugar. El equipo juvenil gana su liga y juega el campeonato de España en Valencia. El cadete, el infantil y el alevín hacen un gran papel en la “fusión deportiva” en todas las categorías jugando contra equipos de Elizondo, Pamplona, Tudela, Logroño y Tarazona.

Los años en nacional fueron pasando factura en las filas del club. Algunos jugadores se retiraban, y otros más jóvenes no supieron o no quisieron adaptarse al ritmo de competición. Alfredo Benedí dejó el equipo senior en manos de Miguel Ángel Conejos y Carmelo Elorriaga, todavía jugadores en activo, lo que sin duda se demostró que era un error. Las temporadas 2008-2009 y 2009-2010, fueron agónicas en nacional, aún consiguiendo muy buenos resultados en cadete y categorías inferiores. Al final, durante la temporada 2010-2011 terminó por ocurrir lo inevitable, se consumó el descenso, lo que deportivamente hablando, no fue una derrota, sino el comienzo de una nueva época, con nuevos actores, y algunos ya conocidos que retomaban sus labores habituales.

Alfredo Benedí se hizo cargo del equipo senior, y pronto se notó una mejoría. El equipo senior se rejuveneció con un grupo de jugadores comprometidos que querían ganar la liga, como así hicieron, y volver a subir el equipo a nacional. En categorías base, Miguel Ángel Conejos y Michael Keller se hicieron cargo del grupo cadete-infantil, consiguiendo un equipo compacto, no sin la colaboración de jugadores que posteriormente se demostraría que son tan grandes como jóvenes. Como premio a una temporada cadete impresionante el equipo se desplazó a jugar un amistoso contra la Section Paloise de Pau, un partido que marcó la trayectoria de muchos de esos jugadores que entendieron que no eran malos, pero había mucho por mejorar. El senior ganó la liga aragonesa, muy disputada hasta el último momento con el Ejea R.C. La fase de ascenso no defraudó, y un equipo muy joven, plantó cara al Irún en Zaragoza, aunque perdió la eliminatoria en su visita a tierras guipuzcoanas.

La temporada 2012-2013 fue, ya por segunda vez, la temporada del ascenso. Ese equipo joven volvió a ganar la liga aragonesa, disputada hasta el final por un Ejea R.C. mucho más reforzado. El cadete se afianzó, y con un equipo muy joven, ganó liga y copa de Aragón, perdiendo tan solo un partido contra Ingenieros de Soria, en el que jugarían todos los infantiles, pensando en la temporada siguiente. La fusión en los entrenamientos del grupo infantil-cadete, junto a la apuesta de reforzar esta sección con hasta cuatro entrenadores, Juan Pasamar, Pierre, Miguel Ángel Conejos y Michael Keller, dieron alas a un equipo que jugó impresionantemente. La escuela se afianzaba y la incorporación de Sergio Esteban “Vasco” como entrenador fue un acierto.

El senior sufrió la reestructuración de la Federación Española de Rugby, y en el sorteo para el ascenso a nacional, le tocaron los desplazamientos más lejanos, y el que se suponía el “coco” de la eliminatoria, el Quesos Entrepinares VRAC de Valladolid. Los recibimos en casa, con respeto y humildad. El equipo jugó como nunca, sencillo, con apoyos, fácil, con continuidad, y ganó con solvencia en un partido inolvidable tanto para jugadores como para los que en directo pudimos disfrutar de nuestros chicos. 61 – 5 era un resultado impensable, que los de Valladolid no pudieron remontar con un equipo más reforzado en casa. Faltaba el último obstáculo, el Cowper de Oviedo. El partido de casa se ganaría con solvencia, y el de vuelta se empató. El Fénix volvía a primera nacional.

DSC_9575

El equipo de veteranos se afianzó en esta temporada también. La labor de Carlos Ezquerro y de Miguel Ángel Ibañez dio sus frutos, y muchos volvieron a calzarse las botas y vestir la camiseta del Fénix. Varios amistosos durante la temporada, tendrían su momento cumbre en el I Torneo Internacional de Rugby Veterano de Zaragoza, con gran afluencia de equipos, y perfectamente organizado.

En lo institucional esta temporada fue de cambios. José Luis Abenia cedía la presidencia a Juan Arias, y la junta directiva se ampliaba con jugadores en activo, veteranos y colaboradores, dando un salto exponencial en lo organizativo, que sin duda alguna se ve y seguirá viéndose reflejado en lo deportivo.

En esta temporada 2013-14, tras el cambio de directiva, y el impulso deportivo que le imprimió al equipo senior Alfredo Benedí, los resultados no se hicieron esperar. Pese a un comienzo dubitativo en la Liga Nacional, el Fénix pronto alcanzó los puestos de cabeza, permaneciendo líder de la competición durante muchas jornadas. Al final un segundo puesto que confirmó su pase definitivo a la División de Honor B.

En cuanto a la labor de formación, el cambio de instalación a una más céntrica, CDM La Granja,  para los entrenamientos de la escuela, junto con una gran labor de formación en distintos colegios e institutos, propiciaron un aumento de fichas en categorías inferiores hasta entonces impensables.

El cambio organizativo en el club, provocado por un crecimiento a nivel de licencias, de equipos y de afición se consolida y nos colocamos en la rampa de salida para entrar en el Top 25 de los clubes de España. El cuadro de entrenadores comienza a crecer y pasamos de tener una docena de técnicos en el año 2013 a más de cuarenta en el 2020. Ahora toca formar en los aspectos formativos y de compromiso. Se comienzan a impartir cursos internos en el club y a viajar al sur de Francia para aprender de las mejores escuelas de rugby. Desde Colomiers a la Section Paloise, pasando por Carcassonne, Pont Long y Albi. Jesús Caldera, Ricardo Martinena y Michel Martín son invitados para compartir sus conocimientos con los entrenadores del club. El interés de los educadores en la formación y la motivación que origina el ver crecer sus equipos en número y calidad, dan como resultado unos números incontestables llegando a tener en la temporada 2019/20 385 licencias en todo el club.

Las generaciones estrella como la del 75 que subieron al primer equipo senior en el año 2002 a primera nacional ya no son una casualidad. Cada vez surgen más equipos competitivos en cada categoría capaces de dar la cara contra clubes históricos y de gran calidad. Como un paso para intentar acercarnos a los niveles de élite en categorías base se organizan tres Torneos Cesaraugusta desde sub 8 a sub 12, siendo el primero en 2018, donde participan equipos de gran tradición como Les Abelles de Valencia, Industriales de Madrid, El Salvador de Valladolid, Section Paloise de Pau (Francia) o el Auroa Baicoi de Rumanía. En el último celebrado participaron 47 equipos y más de 500 jugadores.

Siguiendo con la tradición viajera del club para dar más partidos y más competición a nuestros equipos, continuamos organizando desplazamientos para todas las categorías especialmente a Valencia, Cataluña, País Vasco y sur de Francia. El objetivo está en los 25 partidos por temporada entre los de las respectivas ligas o concentraciones regionales y las visitas al exterior. Tras dos intentos fallidos de meter en liga valenciana a nuestros equipos de progreso (sub 14, 16 y 18) para dotarlos de una competición estable y de mayor nivel, por fin en la temporada 2019/20 los equipos sub 16 y sub 18 del club entran en liga catalana. El sub 16, que ya venía con una gran progresión desde sub 14 realiza un magnífico papel en la primera división, compitiendo con los mejores clubes catalanes.

El equipo femenino se consolida en número y formación con un buen futuro por delante, debido al gran número de chicas que están jugando en categorías inferiores preparadas para dar el salto a senior. El objetivo: la DHB femenina.

Por su parte, el primer equipo senior tuvo tres años de consolidación en la DHB con jugadores de la casa y el objetivo de buscar la zona cómoda de la tabla. No se consiguió, pero se anduvo siempre muy cerca. Partidos perdidos en momentos clave lo alejaban de la mitad de la clasificación aunque siempre estuvo lejos del descenso. Tras esas tres temporadas, se decide apostar por incorporar a algún jugador de fuera que, con los alumnos franceses de la USJ y los cada vez mejor formados jugadores del club consiguen construir una escuadra temible. Los tres años siguientes, del 2017 al 2020 se juega de manera consecutiva tres fases de ascenso a DH. Algo impensable en el club unos pocos años antes.

La progresión de estos últimos años reflejan unos datos importantes, sin duda los mejores del Club desde su historia. En el año 2020, 380 jugadores tenían licencia desde sub 6 a veteranos, 19 equipos ( 1 sub 6, 1 sub 8, 4 sub 10, 2 sub 12, 2 sub 14, 2 sub 16, 1 sub 18, 1 femenino sub 16/sub 18 en construcción, 3 equipos senior masculino, 1 femenino y uno de veteranos) y 40 entrenadores o monitores trabajaban activamente en las categorías de formación, progreso, desarrollo o rendimiento. Todos ellos coordinados por un director técnico y cinco coordinadores para las cinco etapas.

La Junta Directiva ha ido creciendo con un total de 11 miembros y, en esa parte tan necesaria y, a veces, poco reconocida, alrededor de 60 personas colaboran en el área logística. Todas las personas involucradas en cualquier actividad han logrado llevar al club hasta hoy sin dejar nunca de crecer. Paso a paso, y siempre con la vista puesta en la formación integral del jugador.
Pero, ¿Dónde vamos y qué queremos ser? El año 2022 casi se puede tocar con las manos, y será el año del 40 aniversario del Club. El club tiene que marcarse unos objetivos claros en cada una de sus áreas, marcar un camino y andarlo con la humildad, el trabajo y el sentido común que nos ha traído hasta aquí.

El Área de Personas tiene que ser prioritaria. Un trabajo de reclutamiento de nuevos colaboradores y retención de los existentes. Entrenadores formados, directivos que capten fondos, jugadores y delegados. ¿Conseguiremos tener un delegado para cada categoría y después para cada equipo? El Área Técnica tiene que marcarse como objetivo la formación y titulación de los entrenadores. El nivel II debería de tenerlo, al menos, un 10% de los técnicos del club. Continuar e incrementar los cursos internos anuales y el siguiente paso sería hacerlos semestrales. Una visita anual al Comité du Bearn francés sería muy interesante. Hay buenas relaciones y lo tenemos al otro lado del Pirineo. No podemos tener una situación mejor y no terminamos de aprovecharla.

La tecnificación de los jugadores es otro punto fundamental para planificar el futuro del primer equipo. Consolidar el plan de formación y de juego. Y explotar al máximo la aplicación informática GESDEP. Son retos muy fáciles de conseguir y debemos aprovecharlos. Llegar a un punto cuesta mucho esfuerzo y trabajo, pero mantener la situación es, si cabe, más complicado.

A nivel de Competición el club debería de marcarse el objetivo de mantener un equipo sub 18 y un sub 16 en liga catalana. El siguiente paso sería meter un sub 14. El esfuerzo sería titánico para técnicos, familias y directivos para conseguir un presupuesto acorde, pero ¿y la recompensa? Los segundos equipos de la etapa de progreso (sub 14, sub 16 y sub 18) deberían de liderar las competiciones autonómicas. O al menos estar disputándolas. El femenino tiene que mirar hacia la DHB. Es un reto que hoy puede parecer lejano pero ¿no lo era el jugar una fase de ascenso a DH para el senior masculino? ¿Y ganar la territorial con el segundo equipo? ¿Y tener tres equipos seniors? ¿Y… tantas otras cosas? Por supuesto el primer equipo masculino, y todo el club, debe de mirar hacia la DH. Intentarlo y pelearlo, seguro, pero para conseguirlo entran en juego más factores que, como el vino, necesitan maduración y reposo.

El club está en el Top 25 de los clubes de España. La competición, los números, las categorías base, la organización, la afición lo demuestran día a día. Ahora, cada peldaño que subamos será una proeza. Con pasión, respeto y disciplina el camino será más fácil.