Noticias

Está aquí:

marzo29

ÉPICA JORNADA PARA EL FÉNIX C.R ZARAGOZA

Hora: 19:00
Lugar: Cdm Velódromo
Ciudad: Zaragoza

Una explosión de júbilo de cientos de personas sacudió los Pinares de Venecia cuando el árbitro del Fénix – Hospitalet dio por finalizado el partido.
La jornada había empezado antes. Mucho antes. El trabajo de mucha gente está detrás de estos pequeños-grandes éxitos que cada vez se dan con más frecuencia. Muchos años de esfuerzo, muchas personas implicadas en el engranaje de una maquinaria que parece va encaminada hacia un futuro prometedor. Desde el año 82 muchas cosas han pasado por este Club y muchas más van a pasar. Con un público, una directiva, unos jugadores y un plantel de entrenadores como el de ahora, solo pueden ser positivas.

La temporada entra en su recta final, ha sido dura, pero muy bonita. A veces, nuestras propias exigencias, nos hacen mirar más lejos de donde alcanza nuestra vista, pero la realidad es tozuda y siempre nos pone donde debemos estar, que ahora mismo es estar situados en el ranking 33 del rugby español. Que es mucho.

El sábado comenzaba temprano. Los sub 18 salían desde el velódromo para afrontar un partido complicado, como no puede ser de otra manera cuando se trata de jugar una final. Los chicos iban mentalizados de ello. El rival, poderoso. El Uni tiene un físico espectacular y una delantera ágil y fuerte. Los nuestros, deberían contrarrestar con el mejor juego a la mano. El partido fue un calco de las expectativas. El Uni salió muy fuerte y sorprendió a los nuestros que respondieron con un buen juego exterior. El partido fue un toma y daca hasta los últimos minutos. El Uni ganaba de tres puntos y los nuestros atacaban sin descanso con esa posesión y buen juego ofensivo que han tenido durante toda la temporada. A falta de dos minutos para el final conseguían el ensayo con el que se ponían dos puntos por delante. Crespo les dio una consigna clara: posesión hasta el final. El Uni sacó de centro, el Fénix siguió las instrucciones hasta que una patada terminó en manos rival y comenzó el desasosiego. Los nuestros, con menos bagaje defensivo, se pusieron las pilas y mantuvieron el resultado hasta el final.
Final de infarto, reedición de título y la enhorabuena de todo el Club para un grupo pequeño pero de mucha calidad dirigido por dos grandes del Club. Crespo y Mauricio.

Media hora más tarde que los cadetes salía el B Camino Soria. Perdón, de Tudela. Allí se enfrentaban por un valioso quinto puesto de la regional aragonesa senior. El B había tenido unos inicios irregulares, con victorias sorprendentes y derrotas dolorosas. Poco a poco el equipo se ha ido entonando y encontrando su sitio en la liga. Se ha vuelto competitivo y, como todo, el trabajo y el tiempo dan sus resultados. El segundo equipo ha conseguido un grupo estable con veteranos ilustres y jóvenes con mucha proyección. El partido contra Soria era, además, un reencuentro con la parte más negra de la temporada. Con la derrota en tierras castellanas por una diferencia de 100 puntos que escoció hasta en los cimientos del club.
El partido comenzó con dos ensayos de Edmundo y Alex Pasamar. Había dominio y buen juego. Se llegaron a poner 19-0 antes del descanso. Pero en la reanudación el Soria, equipo con garra y combativo, dio un puñetazo en la mesa y se acercó con dos ensayos hasta un 19-10. Los nuestros volvieron a la carga con buen juego a la mano y, de la mano de Edmundo, consiguieron otro ensayo que dejó el partido sentenciado. Aún hubo tiempo para otro y redondear el resultado hasta un 31-10, premonitorio de lo que vendría luego en el velódromo. Edmundo, fue el mejor jugador del partido y está llamando con insistencia a las puertas del primer equipo.

La escuela y las chicas participaron en la concentración que organizó el Fénix antes del partido de DHB. Una gran asistencia de público y jugadores se dieron cita en categorías femenino, sub 8, sub 10, sub 12 y sub 14. El día era espléndido y los chicos disfrutaron del tercer tiempo y del partido posterior. Las dos escuelas de Zaragoza crecen cada día más y tienen un grupo comprometido de educadores que les enseñan, no solo el juego, sino también sus valores. Son el verdadero futuro del rugby aragonés.

La escuela del Fénix hizo el pasillo al primer equipo. Eso da un plus de emotividad y de motivación para alguien que sale a jugar un partido tan importante como el de ayer. Aún con la derrota el descenso está lejos, pero es preferible dejar asuntos tan espinosos zanjados para no esperar a ver qué pasa.

El Fénix salió con la fe, la garra y la disciplina necesarias para dejar zanjado el tema en los primeros veinte minutos. Una conquista espectacular, con un Liviu que no marró ni un solo saque de lateral en todo el partido, una delantera trabajando bien en los puntos de encuentro y una tres cuartos que creó, localizó y atacó espacios en la línea rival de una manera clara y contundente. Romain inauguró el marcador en una salida de melée en el minuto 10. El dominio era abrumador con una buena transición juego agrupado – desplegado. Thomas, en el 17 puso el segundo ensayo y el 14-0 subió al marcador. Romain, de nuevo, tras varios pick’n’goes puso el 19-0. Hasta entonces el ritmo del partido era frenético y todo salía bien. Como en las grandes tardes de este equipo. No había precipitación, cada uno hacía su trabajo, solo su trabajo y nada más que su trabajo (palabras robadas al gran Paco Usero). El Hospi, equipo de DHB durante muchos años y también de DH, no se amilanó. Un grande nunca se rinde y cuando no puede golpear con los puños, golpea con el corazón. Poco a poco se fue para arriba y el Fénix defendió bien las acometidas visitantes. El ataque dejó de funcionar tan bien como hasta entonces y el orden colectivo dejó de primar sobre las individualidades, que no son tantas. Se llegó al descanso con la sensación de poder haber hecho más, pero sin una amenaza real del rival.
La segunda parte comenzó, no tan bien como la primera, pero mucho mejor que los últimos veinte minutos de la primera parte. No se tuvo la intensidad continuada del principio, pero hubo muchos destellos de buen juego. Juanjo puso el bonus en el minuto 15 y la tranquilidad en la grada. Las redes sociales echaban humo y se sabía que el BUC había derrotado al Sitges. El séptimo puesto estaba asegurado. Tres minutos después, Mesado hizo una buena carrera por la banda, Pierre sacó rápido balón hacia el exterior que voló hasta las manos de Toni y puso el definitivo 31-0 en el marcador.
A partir de aquí el partido entró en una tierra de nadie, con juego insulso en el centro del campo y el Hospi que se crecía poco a poco de nuevo. Los del Llobregat tuvieron un arreón final en nuestra 22 que los chicos supieron defender muy bien.
El primer y único marcador en el que dejamos a 0 al rival. Una cuestión muy a tener en cuenta.
Un séptimo puesto que sabe a gloria con cinco victorias y alguna espina clavada de derrotas provocadas por la inexperiencia o, la mayor experiencia del rival. La liga es dura, los rivales son clubes importantes y el Fénix es una familia voluntariosa que crece cada vez más.
Enhorabuena a todo el club por el trabajo y el esfuerzo durante la temporada. Queda poco, pero se va a disfrutar tanto o más que hasta ahora.

  • Posted by fenix

  • Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/41/d490384223/htdocs/wp-content/themes/fenix/template_inc/loop-index.php on line 229
    1 Tags
  • 0 Comments

CATEGORIES Crónica

COMMENTS

Deja un comentario